Fisioterapia contra el dolor
T. 634 591 303 / 93 5124 220
  • es
  • ca
Menu

¿En qué podemos ayudarte?

 

Alteraciones en la columna vertebral y malos hábitos posturales.

La vida es movimiento y el hombre es vida. Nuestro cuerpo está diseñado para el movimiento, por ello, la vida sedentaria que se lleva hoy en día es una de las principales causas de dolor de espalda.

Si la profesión que se desempeña requiere pasarse muchas horas sentado con malas posturas, nuestro descanso nocturno no es el adecuado, y tampoco practicamos ningún deporte, la espalda se va sobrecargando.  Dicha sobrecarga puede provocar modificaciones en las curvaturas de la columna, de tipo escoliosis, hiperlordosis o hipercifosis, o contracturas y dolor, que con el tiempo pueden desencadenar procesos degenerativos como protusiones, hernias de disco, artrosis, o procesos neuropáticos (ciáticas, cervicobraquialgias…)

La fisioterapia busca identificar estas estructuras que están produciendo la sintomatología y tratarlas mediante técnicas adecuadas a cada caso y proceso. Todo esto junto con una serie de pautas y ejercicios, mejoran la salud y previenen futuras lesiones.

 

Problemas musculares.

Además de los ya conocidos por todos, como son las contracturas en la espalda, cabe mencionar también que no solo el sedentarismo es el único causante de estos dolores hoy en día. El esfuerzo/exceso o la buena o mala práctica de deporte  también pueden provocarlos. Dando síntomas como sobrecarga muscular, procesos inflamatorios, microroturas…

En L´EquilibriDelCos ayudamos a recuperar o prevenir dichas lesiones musculares, al igual que las lesiones de tipo articular u otros tejidos, como puede ser un ligamento en el caso de un esguince.

 

Alteraciones viscerales (funcionales)

¿Puede una víscera como el estómago originar un dolor en un hombro?

Es algo reconocido que cuando el corazón sufre un infarto, el signo de alarma es un dolor agudo en el pecho y brazo izquierdo. Cuando se tienen problemas en la menstruación, las reglas dolorosas, duele la zona lumbar y abdominal baja. Así podríamos exponer muchos más ejemplos, que no por menos conocidos, son menos válidos.

Para que una víscera funcione bien, debe tener libertad de movimiento y debe estar en su posición correcta para realizar su función de forma óptima.

Emociones como el estrés pueden afectar al funcionamiento de los órganos. La mala alimentación también, ya que entre otras cosas, puede provocar cambios en nuestra flora intestinal y por lo tanto en nuestras defensas.

La fisioterapia a través de técnicas viscerales manuales busca normalizar la función, relajar su musculatura y eliminar los posibles dolores referidos de origen visceral, todo esto acompañado de una serie de recomendaciones alimenticias para el buen funcionamiento de los mismos.

 

Disfunciones de suelo pélvico/ postparto.

La faja abdominal y la musculatura del suelo pélvico están diseñadas para sostener el tronco y las visceras. Con el paso del tiempo, embarazos, posturas corporales u otras circunstancias, provocan que la musculatura de esta zona vaya disminuyendo su eficacia y actividad, pudiendo así, provocar problemas de dolores de espalda o incontinencia urinaria. Estos pueden repercutir en tu vida diaria o incluso en la calidad de tus relaciones sexuales.

Con la fisioterapia se reeduca esta musculatura mejorando los problemas de incontinencia y de espalda, favoreciendo un buen control postural, una mejora en la función respiratoria o incluso pudiendo reducir volumen abdominal.

 

Pesadez de piernas o piernas cansadas.

Problemas de circulación o determinadas épocas estacionales, pueden provocar dolores o sensación de piernas cansadas o pesadas.

Una buena forma de mejorar estos síntomas es desde el punto de la fisioterapia mediante el Drenaje Linfático Manual. Además ayuda tener una dieta equilibrada, beber mucha agua y practicar algún tipo de actividad física.

 

Estrés y problemas de descanso.

El estrés es una tensión latente que creamos al reaccionar ante ciertas situaciones o estímulos, bien sean negativos o positivos. El cuerpo en estas situaciones, activa nuestro sistema nervioso vegetativo y se producen modificaciones en las constantes vitales, el tono muscular o la vascularización entre otras.

Imaginemos que nos encargan dar una conferencia o nos intentan agredir, en cuestión de segundos nuestro corazón empieza a latir aceleradamente, nuestros músculos se tensan, nuestra respiración se hace más rápida y sufrimos cambios en la sudoración. Esta reacción debe durar sólo unos minutos, pero qué sucede si duran días, años… como pasa en las situaciones de estrés laboral donde no podemos huir ni salir corriendo. Estos cambios se perpetuán y producen patología funcional, como la taquicardia, palpitaciones, hipertensión arterial. Por lo tanto, es fácil pensar en que por el estrés o por otro tipo de emociones, pueden provocarse alteraciones en nuestro cuerpo a nivel muscular, articular, visceral o a nivel de otros sistemas, como puede ser el sistema inmunitario, nuestras defensas.

La fisioterapia aplica técnicas que normalizan el sistema nervioso vegetativo, para que los cambios desencadenados por su activación se atenúen y nuestro cuerpo deje de sentirse amenazado, descansando mejor, relajando la musculatura y mejorando la función visceral, entre otras cosas.

 

Dolores de cabeza, migrañas o mareos.

Los dolores de cabeza son un problema frecuente hoy en día debido al ritmo y estilo de vida que llevamos. Por ello, no es raro encontrar entre las causas más frecuentes el estrés físico y emocional al que nos vemos sometidos.

La fisioterapia puede aliviar estos dolores de cabeza, relajando las estructuras implicadas mediante técnicas manuales.