Fisioterapia contra el dolor
T. 634 591 303 / 93 5124 220
  • es
  • ca
Menu

Osteopatía

La Osteopatía ayuda a equilibrar el organismo, centrándose en su estructura y mejorando a partir de ésta el funcionamiento del cuerpo. Utiliza técnicas suaves, seguras y adaptadas a cada paciente y a sus necesidades teniendo en cuenta su edad, tipología y estado de salud.

La osteopatía también puede ayudarte:

NIÑOS Y BEBES.

La osteopatía ofrece en los niños la ventaja de poder actuar de manera preventiva y puede representar un gran éxito en el tratamiento de enfermedades infantiles; tanto las que tienen un origen genético o embrionario como las derivadas del proceso de gestación y sobre todo del parto.

El nacimiento es uno de los procesos vitales más estresantes. El bebé es sometido a numerosas presiones tales como la fuerza de las contracciones uterinas y la resistencia natural del canal de salida.

La cabeza del bebé absorbe con normalidad estas tensiones y presiones pero, en ocasiones, el cráneo no puede adaptarse bien y pueden aparecer pequeñas lesiones, sobre todo en partes donde se han utilizado fórceps o espátulas. La consecuencia puede ser que el bebé mantenga tensiones incómodas tanto en la cabeza como en el cuerpo.

A medida que el niño crece, estas tensiones mantenidas pueden afectar su desarrollo psicomotriz y también a sus defensas haciéndolo más vulnerable a las infecciones.

Con la osteopatía podemos ayudar a resolver estas tensiones y mejorar así la salud del bebé.

Indicaciones:

  • Bebé llorón e irritable.
  • Problemas de succión.
  • Cólicos.
  • Problemas para dormir.
  • Infecciones: sinusitis, bronquitis, otitis, asma,
  • Problemas digestivos.

EMBARAZADAS.

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer está sometido a numerosos cambios. La naturaleza ha preparado el organismo para estos cambios. A veces, sin embargo, aparecen pequeños problemas de adaptación que pueden ocasionar molestias como ciatalgia, lumbalgia, ardor de estómago, etc

La osteopatía también ayuda a mantener una buena movilidad de los tejidos y los huesos de la pelvis (sacro, coxis, ilíacos). Esta buena movilidad permitirá un parto más fácil y lo más natural posible.

El tratamiento osteopático después del parto ayudará a reequilibrar la zona pélvica.

Indicaciones:

  • Problemas esqueléticos: lumbalgias, ciatalgias, cervicalgia, dorsalgia.
  • Problemas digestivos: estreñimiento, ardor de estómago, hemorroides, etc
  • Problemas circulatorios: edemas en las extremidades, varices, etc …